El universo y dios es lo mismo

¿Cómo interactúa Dios con el universo y su creación?

La diferencia entre Dios y el universo es que Dios es el creador y el universo fue creado. Dios existía antes de que comenzara el tiempo. Es intemporal, sin espacio, infinito e inmaterial. Pero el universo sólo existe desde hace unos 13.800 millones de años. Es finito y está formado por espacio, tiempo, materia y energía.

«Ahora creo que hay un Dios… Ahora creo que [las pruebas] apuntan a una Inteligencia creativa casi por completo debido a las investigaciones sobre el ADN. Lo que creo que ha hecho el material del ADN es que ha mostrado, por la casi increíble complejidad de los arreglos que se necesitan para producir la vida, que la inteligencia debe haber estado involucrada en conseguir que estos elementos extraordinariamente diversos trabajen juntos» – Antony Flew

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas se hicieron por medio de él, y sin él no se hizo nada de lo que se hizo. Juan 1:1-3

Él nos ha salvado y nos ha llamado a una vida santa, no por nada que hayamos hecho, sino por su propio propósito y gracia. Esta gracia nos fue dada en Cristo Jesús antes del principio de los tiempos 2Timoteo 1:9, NVI

Rezar al universo en lugar de a Dios

Panteísmo, doctrina según la cual el universo concebido como un todo es Dios y, a la inversa, no existe Dios sino la sustancia, las fuerzas y las leyes combinadas que se manifiestan en el universo existente.

Dios actúa en el mundo. Ha creado el universo y lo mantiene en la existencia. El hecho de que Dios sostenga el universo en su existencia en cada momento es lo que hace que el universo siga existiendo de un momento a otro.

Los defensores de la religión han contestado que la pregunta es improcedente: Preguntamos: «Si todas las cosas tienen un creador, entonces ¿quién creó a Dios?». En realidad, sólo las cosas creadas tienen un creador, por lo que es impropio meter a Dios en el mismo saco que su creación. Dios se nos ha revelado en la Biblia como algo que siempre ha existido.

En el antiguo ateneísmo egipcio, posiblemente la primera religión monoteísta de la que se tiene constancia, esta deidad se llamaba Atón y se proclamaba como el único «verdadero» Ser Supremo y creador del universo. En la Biblia hebrea y el judaísmo, los nombres de Dios incluyen Elohim, Adonai, YHWH (hebreo: יהוה) y otros.

Muchas personas piensan que la espiritualidad y la religión son la misma cosa, y por eso llevan sus creencias y prejuicios sobre la religión a las discusiones sobre la espiritualidad. Aunque todas las religiones hacen hincapié en el espiritualismo como parte de la fe, se puede ser «espiritual» sin ser religioso o miembro de una religión organizada.

¿Quién dijo que la naturaleza es Dios?

La creencia de que Dios se convirtió en el Universo es una doctrina teológica que se ha desarrollado varias veces históricamente, y sostiene que el creador del universo se convirtió realmente en el universo. Históricamente, para las versiones de esta teoría en las que Dios ha dejado de existir o de actuar como una entidad separada y consciente, algunos han utilizado el término pandeísmo, que combina aspectos del panteísmo y del deísmo, para referirse a una teología de este tipo[1][2][3] Un concepto similar es el panenteísmo, que hace que el creador se convierta en el universo sólo en parte, pero que siga siendo en alguna otra parte trascendente a él, también. Los textos hindúes, como el Mandukya Upanishad, hablan del uno indiviso que se convirtió en el universo.

Pero, un ejemplo de ello existe en el mito polinesio, pues en las islas del Pacífico, la idea de la Deidad Suprema se manifiesta en una divinidad que los neozelandeses llaman Tangaroa, los hawaianos Kanaroa, los tonganos y samoanos Tangaloa, los georgianos y los isleños de la Sociedad Taaroa. Una definición poética nativa del Creador relata: «Era; Taaroa era su nombre; habitaba en el vacío. No hay tierra, ni cielo, ni hombres. Taaroa llama, pero nada responde; y solo existiendo, se convirtió en el universo. Los puntales son Taaroa; las rocas son Taaroa; las arenas son Taaroa; así se llama él mismo»[4].

Cuál es la naturaleza del universo en la religión

La pregunta de la semana: ¿Cómo responder a los escépticos como Michael Shermer que afirman que la Biblia se equivocó desde el primer versículo? Señalan que Génesis 1:1 afirma que Dios creó el universo y la Tierra en el principio. Las observaciones astronómicas establecen que la Tierra no se formó hasta más de nueve mil millones de años después del origen del universo. ¿Realmente la Biblia cometió un error tan importante en su primera frase?

Mi respuesta: Casi todas las Biblias en inglés traducen Génesis 1:1 del original hebreo como «En el principio Dios creó los cielos y la tierra». Es fácil ver cómo los lectores de lengua inglesa del siglo XXI interpretarían que «los cielos y la tierra» se refieren al universo y a nuestro planeta.

Mi primera lectura seria de la Biblia tuvo lugar al mismo tiempo que intentaba dominar el francés. Debido a su reducido vocabulario, el francés es una lengua cargada de modismos. Sabiendo que el hebreo bíblico es también una lengua de escaso vocabulario, preveía que también tendría modismos. Por eso, cuando vi la frase «los cielos y la tierra» en la declaración inicial del Antiguo Testamento, me pregunté qué significaba esta frase en el contexto del hebreo bíblico. Esta curiosidad me motivó a leer el resto del Antiguo Testamento para ver cuántas otras veces aparece esta frase y cómo se usa en tales ocurrencias. También tenía curiosidad por saber si alguna de las traducciones al inglés del Antiguo Testamento que yo conocía utilizaba alguna vez la palabra «universo» y, en caso afirmativo, dónde.