Examenes de la prueba de acceso a la universidad

Escuela de enfermería Kaplan e

Para cuando estés en el último año de la escuela secundaria, es comprensible que estés harto de los exámenes estandarizados. No te culpamos: los estudios demuestran que los estudiantes realizan alrededor de 112 pruebas estandarizadas obligatorias desde el preescolar hasta la escuela secundaria, y eso no incluye ningún examen de acceso a la universidad, pruebas de práctica o exámenes de colocación avanzada (AP). Pero si te imaginas a ti mismo solicitando y finalmente matriculándote en la universidad, tenemos malas noticias para ti: ¡te quedan unos cuantos más para conquistar! Y, posiblemente, sean los más importantes.

Las pruebas de acceso a la universidad son, con suerte, unas de las últimas pruebas estandarizadas que tendrás que hacer en tu carrera escolar, pero merecen un poco de atención y esfuerzo extra. El Scholastic Assessment Test (SAT), el American College Test (ACT) y otros son requeridos por la mayoría de las instituciones de educación superior para la solicitud de ingreso, y tienen un propósito importante. Ayudan a las oficinas de admisión a evaluar tu preparación para la universidad y tu capacidad académica. Sacar una buena puntuación puede hacerte conseguir una plaza en una buena universidad y también ayudarte a conseguir becas universitarias por méritos.

Preguntas y respuestas del examen de ingreso a la universidad

Es probable que conozcas los exámenes de acceso a la universidad más comunes, como el SAT y el ACT. Lo que tal vez no conozcas es el verdadero objetivo de estas pruebas cronometradas de alta presión. Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de las pruebas de acceso a la universidad no están diseñadas para evaluar lo bien que has asimilado las lecciones de clase. Aunque algunos lo hacen, son principalmente un complemento de otra prueba de aptitud. Entonces, ¿qué son las pruebas de acceso a la universidad? La mayoría son pruebas diseñadas para predecir tu potencial para rendir bien en un aula universitaria.

No hay una prueba de acceso «única», así que evita la tentación de elegir la misma que hacen todos tus amigos porque sí. Antes de lanzarte a preparar uno de estos exámenes, es importante que determines cuidadosamente el propósito y la utilidad de cada uno para ti. No todas las escuelas exigen o aceptan los mismos exámenes, por lo que debes investigar los exámenes requeridos por todas tus universidades de interés. La ubicación del curso y el campo de estudio también pueden influir en los exámenes que debes hacer, así que consulta con tu consejero universitario si crees que esto podría surgir en tu caso.

Escuela de enfermería Kaplan e

Para cuando estés en el último año de la escuela secundaria, es comprensible que estés harto de los exámenes estandarizados. No te culpamos: los estudios demuestran que los estudiantes realizan alrededor de 112 pruebas estandarizadas obligatorias desde el preescolar hasta la escuela secundaria, y eso no incluye ningún examen de acceso a la universidad, pruebas de práctica o exámenes de colocación avanzada (AP). Pero si te imaginas a ti mismo solicitando y finalmente matriculándote en la universidad, tenemos malas noticias para ti: ¡te quedan unos cuantos más para conquistar! Y, posiblemente, sean los más importantes.

Las pruebas de acceso a la universidad son, con suerte, unas de las últimas pruebas estandarizadas que tendrás que hacer en tu carrera escolar, pero merecen un poco de atención y esfuerzo extra. El Scholastic Assessment Test (SAT), el American College Test (ACT) y otros son requeridos por la mayoría de las instituciones de educación superior para la solicitud de ingreso, y tienen un propósito importante. Ayudan a las oficinas de admisión a evaluar tu preparación para la universidad y tu capacidad académica. Sacar una buena puntuación puede hacerte conseguir una plaza en una buena universidad y también ayudarte a conseguir becas universitarias por méritos.

Admisión de graduados en gestión

El nombre formal del PSAT es un bocado: Preliminary Scholastic Aptitude Test/National Merit Scholarship Qualifying Test. Suelen realizarlo los estudiantes de primer año como prueba de práctica para el SAT. También califica a algunos estudiantes para convertirse en finalistas de la Beca Nacional al Mérito, un estatus muy apreciado por las universidades.

El SAT es uno de los dos principales exámenes de acceso a la universidad. El examen evalúa las habilidades académicas y los conocimientos de contenido que los estudiantes han adquirido en la escuela secundaria. El SAT tiene dos secciones obligatorias: Lectura y Escritura basada en la evidencia, y Matemáticas. También incluye un ensayo opcional, que puede ser requerido por algunas universidades. Los estudiantes tienen tres horas para completar el examen más 50 minutos para el ensayo opcional.

El ACT es el otro gran examen de acceso a la universidad. El ACT tiene una duración de dos horas y 55 minutos y examina el dominio de un plan de estudios típico de la escuela secundaria de preparación para la universidad. Consta de cuatro secciones: matemáticas, inglés, ciencias y lectura. Una prueba de escritura de 40 minutos es opcional pero puede ser requerida por algunas universidades.