Idea de una historia universal en sentido cosmopolita

Idea para una historia universal con propósito cosmopolita pdf

explotación, la jerarquía feudal y las tutelas de diversa índole. Sin embargo, como indica el término «hermanos», esto no significa que su propio pensamiento estuviera siempre libre de prejuicios e incoherencias. De hecho, numerosos autores combinaron su cosmopolitismo moral con la defensa de la superioridad del hombre sobre la mujer, o la de los «blancos» sobre otras «razas». Un ejemplo notable es Kant, que defendió el colonialismo europeo antes de volverse muy crítico con él a mediados de la década de 1790 (Kleingeld 2014), y que nunca abandonó la opinión de que las mujeres eran inferiores a los hombres en aspectos moralmente relevantes.

no se aplicaron, como la abolición de los ejércitos permanentes. Tras el final de la guerra fría, resurgió el debate sobre el orden mundial más adecuado para promover la paz global, al igual que ocurrió tras la primera y la segunda guerra mundial.

Otra objeción común al cosmopolitismo lo asocia con el imperialismo, el colonialismo y el paternalismo. A algunos cosmopolitas, a pesar de que se consideran contrarios al imperialismo, al colonialismo y al paternalismo, se les acusa de centrarse demasiado en las responsabilidades (y las perspectivas) de los ricos mientras conciben a los que viven en la pobreza principalmente como receptores pasivos de su «ayuda». Tal enfoque muestra, de hecho, poca sensibilidad a las cuestiones de justicia epistémica y a la amplia gama de perspectivas que merecen ser tomadas en serio (Flikschuh 2017). Sin embargo, estas acusaciones suelen ser internas al cosmopolitismo, ya que no cuestionan tanto el ideal cosmopolita en sí mismo como el rechazo de ciertas instancias limitadas del mismo. Los cosmopolitas pueden examinar, y de hecho lo hacen, los derechos de quienes viven en la pobreza (Caney 2015) y argumentan a favor de los movimientos sociales dirigidos por los pobres (Deveaux 2018) y de formas alternativas de cosmopolitismo «desde abajo» (Bailey 2017). Otros señalan la relevancia, para la teorización cosmopolita, de la migración laboral impulsada por la pobreza y el activismo de los migrantes como actos de ciudadanía mundial (Caraus y Paris 2018).

Kant paz perpetua

El examen tanto externo como interno (o anatómico) confirma esta observación en todos los animales. Un órgano que no debe ser utilizado, una disposición natural que no cumple su finalidad, sería una contradicción en la física. Una vez que nos apartamos de esta proposición fundamental, tenemos una Naturaleza que ya no está atada a las leyes, sino que carece de objeto y trabaja al azar; y un alegre reino del Azar ocupa el lugar de la Razón.

En el hombre, como única criatura racional sobre la tierra, las tendencias que tienen por objeto el uso de su razón están destinadas a obtener su perfecto desarrollo sólo en la especie, y no en el individuo.

La razón en una criatura es una facultad para extender las reglas y propósitos del ejercicio de todos sus poderes mucho más allá del instinto natural; y es ilimitada en sus planes. Sin embargo, no trabaja instintivamente, sino tentativamente, por medio de la práctica, a través del progreso y la regresión, para ascender gradualmente de un grado de iluminación a otro. Por ello, o bien sería necesario que cada hombre viviera un tiempo desmesurado para aprender a hacer un uso perfecto de sus tendencias naturales, o bien, suponiendo el caso real de que la Naturaleza haya limitado su plazo de vida, deberá entonces requerir una serie incalculable de generaciones (cada una entregando su cuota de conocimiento a su sucesor inmediato) para madurar los gérmenes que ha depositado en nuestra especie hasta el grado de desarrollo que corresponde con su propósito final. Y el período de este desarrollo maduro debe existir al menos en idea para el hombre como el objeto de sus esfuerzos: porque de otra manera sus propias predisposiciones naturales deben ser consideradas necesariamente como sin objeto; y esto eliminaría de inmediato todos los principios prácticos, y expondría a la Naturaleza, la sabiduría de cuyos arreglos debe ser asumida en todos los otros casos como un postulado fundamental, a la sospecha de trato caprichoso en el caso del hombre solamente.

Kant cosmopolita

3 A partir de Francesco de Vitoria (1492/3-1546), la libre comunicación y el comercio se mencionan en el contexto del derecho internacional, es decir, como derecho de los estados y sus ciudadanos frente a otros estados. Kant parece ser el primero en introducirla como una tercera categoría separada del derecho público.

4 En este ensayo, me centro en la posición de Kant en La paz perpetua y la Metafísica de la moral. En textos anteriores, Kant defiende una liga de estados con poderes coercitivos. En «Idea para una historia universal desde un punto de vista cosmopolita», Kant habla de tal liga como un «gran cuerpo político» en el que cada estado miembro recibe su seguridad y sus derechos de un «poder unido y de decisiones de acuerdo con las leyes de una voluntad unida» (8: 24, 28; cf. también TP 8: 310-11). Aunque Kant llama a esto un estado de cosas «cosmopolita», sólo los estados, no los individuos, son los «ciudadanos» en tal sistema político.

Idee zu einer allgemeinen geschichte in weltbürgerlicher absicht

Los animados debates sobre las narrativas del progreso histórico, las condiciones de la justicia internacional y las implicaciones de la globalización han suscitado un renovado interés por la Idea para una Historia Universal con Finalidad Cosmopolita de Kant. Los ensayos de este volumen, escritos por distinguidos colaboradores, discuten las cuestiones que están en el centro de las investigaciones de Kant. ¿Se puede decir que la

Los animados debates sobre las narrativas del progreso histórico, las condiciones de la justicia internacional y las implicaciones de la globalización han suscitado un renovado interés por la Idea de una Historia Universal con Finalidad Cosmopolita de Kant. Los ensayos de este volumen, escritos por distinguidos colaboradores, discuten las cuestiones que están en el centro de las investigaciones de Kant. ¿Proporciona el estudio de la historia alguna visión filosófica? ¿Puede proporcionar orientación política? ¿Cómo podemos entender los trastornos destructivos y sangrientos que constituyen gran parte de la experiencia humana? ¿Qué conexiones, si es que hay alguna, pueden trazarse entre la política, la economía y la moral? ¿Cuál es la relación entre el Estado de Derecho en el Estado-nación y el avance de un orden político cosmopolita? Estas y otras cuestiones se examinan y discuten en un libro que será de interés para filósofos, teóricos sociales y políticos e historiadores intelectuales y culturales.